Adaptación

Es más flexible que en un jardín convencional. Se maneja individualmente de acuerdo a la necesidad de cada niño, se trabaja tanto en la contención de las mamás como de los chicos, brindándoles seguridad a ambos.

Comenzamos los 3 primeros días con horario reducido de 1 hora acompañados por la mamá. A medida que vemos que los niños se van independizando de la mamá, les sugerimos que vayan a otro ambiente de la casa para comenzar con el despegue. Una vez que logramos que los chicos permanezcan 1 hora solitos, y que en caso de angustia logran ser contenidos y calmados por las seños, es porque se ha establecido el vínculo entre ellos. A partir de entonces se puede ir incorporando actividades hasta completar la jornada deseada.

En cuanto al material que se utiliza, son grandes, coloridos, con actividades que se involucra más el juego corporal, pelotitas, telas, papel de diario, papel higiénico, globos, etc.